inf-general

Embargan a los avales: POR DEUDAS AJENAS

Pierden hasta la licuadora por préstamos 

 

 

Georgina Salinas

 

Decenas de personas que firmaron como aval para créditos en efectivo con empresas locales, enfrentan ahora el riesgo y ejecución de embargos a sus bienes, pues jurídicamente son deudores solidarios cuando el titular no liquida su crédito.

Un fenómeno que ha ocasionado fuertes reyertas entre vecinos, debido a que la gestión de préstamos colectivos ya se ha vuelto una costumbre y la realizan comúnmente entre madres de familia de un mismo sector.

De acuerdo con versión del economista, Víctor Manuel Tovar, un actuario puede ejecutar una orden de embargo a cualquier persona que haya firmado como aval (o deudor solidario) cuando el titular del préstamo se haya negado a pagar.

“Ya habido recientes diligencias en colonias de la ciudad para estos procedimientos legales, un actuario del Juzgado Civil es la única figura jurídica que –llevando orden del juez- puede ingresar a un domicilio para llevarse todas las propiedades que cubran el monto de una deuda así”, indicó.

Televisores, licuadoras, teléfonos celulares, estufas, lavadoras, refrigeradores y hasta las camas de los demandados han sido retenidas hasta que cubran la suma que originó la demanda.

Legalmente, precisó, la única razón para no llevarse algo es que presentando factura donde conste que no son dueños de tal o cual artículo.

“Lo recomendable aquí, es no prestarse a una firma como aval solidario, porque ello genera la responsabilidad de pago y ya vimos la consecuencia legal de ello”.