inf-general

Roban agua en la zona tének: PARA CAÑALES

Darío Almazán

 

Las tomas irregulares o clandestinas de agua potable representan una de las principales fugas del vital líquido y de recursos económicos que no ingresan al sistema, porque no pagan por ese servicio, pero sí afectan a cientos de familias de la cordillera tének.

Dijo lo anterior, el consejero ante el Instituto para el Desarrollo Integral de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado (Indepi), Valentín Hernández Hernández, al ser cuestionado del mal uso del agua potable por algunas personas que la utilizan para el riego de cañales.

Destacó el entrevistado que “es triste esta situación, porque se está

afectando a comunidades más alejadas con la falta del vital líquido, como El Sidral, El Chuchupe, entre otras, donde no les llega agua suficiente porque les están quitando la presión”.

Por esta situación, “vamos a estar trabajando en ese sentido de  vigilar que esto no ocurra porque se afecta a mucha gente”.

Dijo que las instancias correspondientes como la Dirección del Agua Potable y Alcantarillado (DAPA) debe actuar y si hay tomas clandestinas debe sancionarse a esas personas que utilizan agua potable para el ganado, riego de caña, frutales y lavar chiqueros.

“Cabe señalar que el agua que se consume en toda la zona tének, pese a que algunas viviendas tienen medidores, no se les cobra ni un peso por ese servicio, pese que al dotar de agua se gastan cientos de miles de pesos en el bombeo,  lo que se traduce en pérdidas económicas”, señaló.

 

El agua gratuita que llega a la zona indígena también es usada para regar cañas, denunciaron.