internacional

Señalaron por narcotráfico a ex Presidente: En Honduras

TEGUCIGALPA, Honduras

 

El ex presidente hondureño Porfirio Lobo Sosa habría protegido a narcotraficantes a cambio de sobornos, indicó la Fiscalía de Nueva York con base en los testimonios presentados por un ex jefe del cártel de Los Cachiros, informaron medios locales de prensa.

De acuerdo con un documento judicial citado por el diario El Heraldo, el ex jefe de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, aseguró que el ex mandatario nombró como "interlocutor" del cártel a su hijo Fabio, quien está preso en Nueva York desde 2015, acusado de conspiración para enviar cocaína a Estados Unidos.

"Comenzando aproximadamente en 2009, cuando Lobo Sosa buscaba la Presidencia de Honduras, el acusado (Fabio Lobo) se unió a una conspiración para traficar drogas con su padre y otros al aceptar sobornos a cambio de proteger y asistir a traficantes en Honduras", manifestó el ex jefe narco.

"Mientras Lobo Sosa era candidato a Presidente de Honduras en 2009, los líderes de Los Cachiros le pagaron aproximadamente 500 mil dólares a cambio de (...) protección política de investigaciones policiales, impedir la extradición a Estados Unidos y el otorgamiento de contratos de agencias gubernamentales hondureñas a compañías fachada para lavar dinero controladas por Los Cachiros", añadió.

Ante las acusaciones del ex capo de Los Cachiros, el ex presidente Lobo sostuvo: "mi conciencia está limpia de todo acto ilícito que se señale contra mi persona. Me someto a las indagaciones y cualquier investigación minuciosa de las autoridades", según la página electrónica del diario local La Prensa.

La Fiscalía hondureña anunció por su parte que investigará de oficio a las figuras públicas señaladas por Rivera Maradiaga, quien confesó haber causado la muerte de 78 personas y que enfrenta una pena mínima de cadena perpetua más 30 años.

Fabio Lobo, cuya sentencia será dictada el 30 de Mayo próximo, podría enfrentar una pena mínima de 10 años de cárcel y una máxima de cadena perpetua.

El documento del Gobierno estadounidense, con fecha del 28 de Febrero y archivado la víspera, fue firmado por el ex fiscal del distrito sur de Nueva York, Preet Bharara, destituido este mes por el presidente estadounidense Donald Trump, y los fiscales adjuntos Emil Bove y Matthew Laroche.