nacional

Afecta “bullying” el aprendizaje de niños

CIUDAD DE MÉXICO, México.- Los estudiantes mexicanos sufren acoso escolar y ansiedad que afectan sus resultados educativos, reveló la encuesta “PISA 2015: Bienestar Estudiantil”, de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

México ocupa el lugar número 10 de los países de la OCDE por sus niveles de acoso escolar, pues el 20.2 por ciento de los estudiantes reportó haber sufrido algún tipo de hostigamiento, como burlas, golpes, amenazas y exclusión social.

“Veinte por ciento es alto, porque está por arriba del promedio, de 18%. Es un tema fundamental a abordar; es un mensaje para todos los países. No es posible que tengamos 18% de acoso como media”, criticó Gabriela Ramos, Directora de Gabinete de la OCDE.

Señaló que esta situación implica relaciones sociales fracturadas, tensión y desarrollo de una forma de relacionarse que es nociva.

El informe apunta a que las escuelas con altos niveles de acoso escolar obtuvieron 22 puntos menos en el área de ciencias, en comparación con los planteles con bajos niveles de hostigamiento.

La encuesta preguntó a los niños sobre su motivación para tener un buen desempeño escolar, qué hace que se sientan bien en la escuela y qué papel tienen en su educación, tanto padres como maestros.

Los estudiantes mexicanos dijeron sufrir mayor ansiedad que el promedio: entre el 50 y el 79 por ciento se preocupa por estudiar para los exámenes, por obtener buenas calificaciones y por hacer la tarea.

En promedio, las niñas presentan 10 puntos porcentuales más de ansiedad que los niños, según el estudio de la OCDE, por una dura autocrítica a su imagen personal y a sus cuerpos.

“México registra un alto nivel de presión para lograr un buen desempeño, lo cual puede ser un factor que explica esta ansiedad. Para mejorar el desempeño, maestros y padres deben encontrar maneras de motivar sin generar miedo al fracaso”, consideró Ramos.

Los estudiantes reportaron ser más felices en escuelas donde los maestros son modelos de buena conducta, dan mayor apoyo para el aprendizaje y establecen un clima disciplinario.

Además, aquellos niños que opinaron que sus padres no están involucrados en sus actividades escolares obtienen 15 puntos menos en ciencias, en comparación con los demás estudiantes.

Pese al ambiente poco favorable en las aulas, los estudiantes mexicanos ocupan el segundo lugar como los más satisfechos con sus vidas y hasta el 96 por ciento tiene la ambición de sacar las calificaciones más altas.

Sin embargo, su optimismo no se refleja en su desempeño, pues sólo 52 por ciento alcanza el primer nivel de competencia básica en ciencias, de un promedio de 79% de los países de la OCDE.