policia

¡DENUNCIAN AL ALCALDE!: De San Vicente

A machetazos mandó destruir una vivienda

 

 

E. Ortega y Dante Coronado

 

Por abuso de autoridad, lesiones, despojo, allanamiento de morada, amenazas y daños en las cosas, fue denunciado ante el Agente del Ministerio Público el alcalde de San Vicente Tancuayalab, Tirso Robles Azuara, ya que con lujo de violencia y prepotencia desalojó a una familia de una casa, la cual destruyeron los policías municipales con machetes y con sus armas de fuego.

Joel Hernández Aquino, con domicilio en la colonia Leopoldo Zúñiga de la citada localidad, dijo que se encontraba en su vivienda en compañía de su esposa y su hija de 4 años, cuando escucharon habían llegado unas camionetas de la Policía Municipal con el Síndico y varios civiles, quienes sin decirles nada los evacuaron a golpes, para después derribar su hogar.

Al tratar de interponerse para que no le destruyeran la vivienda que con mucho sacrificio construyó a base de madera y lámina, los oficiales de Seguridad Pública comenzaron a golpearlo, también a su esposa, lanzándole todo tipo de amenazas, asegurándole que el desalojo que realizaron era por órdenes del alcalde Tirso Robles Azuara.

La expulsión ocurrió de manera arbitraria y sin fundamentos, ya que no contaban con la orden del desalojo firmada por un Juez, asegurando la víctima que ese predio se le había otorgado mediante una asamblea efectuada por el comité de la colonia Leopoldo Zúñiga.

Mientras tanto Joel Hernández Aquino, teme por su vida y la de su familia, ya que el día del desalojo su hija menor de edad se encontraba dormida y uno de los policías que portaba un machete al derribar la casa por poco la hiere, por ello hace responsable al presidente municipal de San Vicente, Tirso Robles, de lo que les suceda.

Es tanta la prepotencia y el hambre de poder que ha llevado a Tirso Robles Azuara a cometer diversos abusos de autoridad en contra de humildes familias, como en este caso que ha sido denunciado hay otros, por ello la víctima pidió que esta querella fuera llevada hasta el Congreso de Estado, pues la población de San Vicente está cansada de las arbitrariedades en las que ha incurrido, mientras que goza de total impunidad.