internacional

Argentina enfrenta una crisis política: Mauricio Macri

BUENOS AIRES, Argentina

El presidente de Argentina, Mauricio Macri Villegas, enfrenta la peor crisis política de su gestión luego de suspenderse el debate de su reforma jubilatoria en medio de una tensa jornada que incluyó una violenta represión policial.

El mandatario especuló incluso con sacar adelante los cambios a la ley provisional con un “decreto de necesidad y urgencia”, es decir, sin tomar en cuenta al Congreso.

La decisión, que hubiera desatado de nuevo protestas callejeras, fue frenada gracias a una de las principales aliadas macristas, la diputada Elisa Carrió, quien advirtió que el decreto sería inconstitucional y ella no lo apoyaría.

Ahora, el Gobierno apuesta a que la reforma sea discutida en una sesión especial prevista para el próximo lunes en la Cámara de Diputados, pero antes tiene que garantizar que cuenta con los votos necesarios para que sea aprobada.

El Gobierno propuso cambios a la actualización de las jubilaciones que, según su versión, implicará que estos ingresos sean 5 por ciento mayores a la inflación el próximo año.

Opositores, consultoras privadas e incluso economistas cercanos al macrismo han advertido, por el contrario, que la reforma recorta en unos cien mil millones de pesos (casi seis mil millones de dólares) las jubilaciones y diversos programas sociales.

Aunque la ley pasó sin mayores problemas en el Senado, en los días previos a su ratificación en la Cámara de Diputados la oposición unió fuerzas y el rechazo social a la propuesta del gobierno fue creciendo.

El oficialismo aspiraba a que la reforma se aprobara la víspera, pero fue tal el caos que había adentro y afuera del recinto, que la propia Carrió reconoció que en esas condiciones no se podía realizar la sesión, de lo cual responsabilizó a los opositores.

Cuando los legisladores aun discutían adentro del recinto, afuera las fuerzas de Seguridad que habían rodeado el Congreso comenzaron a reprimir a los manifestantes con balas de goma, carros hidrantes, chorros de pintura y gases lacrimógenos.

Los ataques de gendarmes y policías fueron indiscriminados ya que reprimieron no sólo a los pequeños grupos que lanzaban piedras, sino a jubilados, periodistas y diputados.

internacional

Congreso decidirá futuro de Kuczynski: En Perú

El Presidente recibió dinero de Odebrecht

LIMA, Perú

El Congreso peruano, dominado por la oposición se reúne para decidir el futuro político del presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien anunció que no renunciará tras conocerse que recibió cientos de miles de dólares de la firma brasileña Odebrecht.

Según la ley peruana para cesar a Kuczynski en su cargo se necesita el voto de 87 de los 130 legisladores del Congreso unicameral. Al momento los cinco partidos opositores, encabezados por el grupo que lidera la conservadora Keiko Fujimori, suman unos 95 votos, con lo cual el destino del mandatario podría estar definido.

El trámite empieza con una propuesta firmada por 26 parlamentarios. En la siguiente sesión otros 52 deben rubricar la admisión del pedido de juicio político y luego el pleno del Parlamento debe acordar el día en que se votará el pedido para sacar a Kuczynski del poder, que debe ser casi una semana después.

"Si el presidente no ha renunciado esperamos tomar decisiones con las demás bancadas", dijo el viernes a la radio RPP el legislador Héctor Becerril del partido conservador Fuerza Popular, que cuenta con 71 sillas. Los otros partidos que han pedido que Kuczynski deje el poder son la Alianza para el Progreso (Apra) y los izquierdistas Frente Amplio y Nuevo Perú.

Kuczynski anunció que no renunciará al cargo y dijo que no tuvo ningún rol en la administración de su empresa Westfield Capital cuando ésta recibió casi 800.000 dólares en pagos de consorcios liderados por Odebrecht. Por ese entonces Kuczynski era ministro de Economía y luego primer ministro del gobierno del presidente Alejandro Toledo (2001-2006).

Kuczynski solicitó a la fiscalía que le levante el secreto bancario para comprobar sus afirmaciones pero no explicó una larga serie de preguntas sobre por qué permitió que ingrese dinero a su empresa que estaba supuestamente destinado a su socio, el chileno Gerardo Sepúlveda.

El mandatario, de 79 años, admitió por primera vez que realizó un informe de asesoría financiera para Odebrecht en 2012, cuando ya no era funcionario público y lo cual según la ley no es delito, después de haberlo negado varias veces. "Soy un hombre honesto... no voy a abdicar ni a mi honor ni a mis responsabilidades", dijo Kuczynski.

La fiscalía citó para el 21 de Diciembre al mandatario para interrogarlo por su presunta vinculación con Odebrecht, un día antes de que Kuczynski reciba en la casa de gobierno a una comisión parlamentaria que investiga la corrupción de la constructora brasileña.

El ex presidente Toledo (2001-2006) tiene una orden de captura internacional, su sucesor Alan García (2006-2011) está bajo investigación por presuntos sobornos y Ollanta Humala (2011-2016) se encuentra en prisión preventiva. También están siendo investigados la ex alcaldesa de Lima y Keiko Fujimori.