El Mañana De Valles
Banner alt
El Mañana de valles
LeBron enfocado en el título

LeBron enfocado en el título

El Juego 4 era vital para los Lakers en esta lucha por el anillo de la NBA y “The King” lo demostró con una soberbia actuación


LeBron James terminó el cuarto partido de las Finales de la NBA que disputan los Lakers y los Miami Heat exhausto y exultante. La victoria, trabajada y difícil, le deja más cerca del anillo con el que pagará la promesa hecha a Kobe Bryant. “El trabajo no está hecho todavía”, aseguraba el alero parafraseando a “La Mamba”.

Y es cierto. Todavía queda un paso para que James conquiste por cuarta vez una NBA que ya ha rendido a sus pies con sus exhibiciones con 35 años. Demostraciones de poder que le han llevado a convertirse en el rey absoluto de los playoffs, como demuestra un dato demoledor. LeBron James está a punto de convertirse en el único jugador en la historia de la postemporada en estar en el top 10 de todas las categorías estadísticas.

El alero es primero en puntos, sexto en rebotes, tercero en asistencias, primero en robos, primero en tiros de campo, segundo en triples, segundo en tiros libres, cuarto en dobles-dobles, segundo en triples-dobles, primero en victorias, segundo en partidos disputados, primero en minutos, primero en pérdidas y está a un tapón de igualar a Dikembe Mutombo como décimo taponador en la historia de los playoffs. Impresionante.

Además, con su partido ante los Heat, LeBron ha alcanzado los 500 puntos en estos playoffs, siendo la sexta vez en su carrera que obtiene esta cifra junto a 150 rebotes y 150 asistencias. Números que sólo había logrado Larry Bird en una temporada: 1987.

James también ha superado a otro mito de la NBA y de los Lakers como Elgin Baylor como el jugador que más veces ha firmado partidos de al menos 25 puntos y 10 rebotes en playoffs con un total de 24 veces. Registros, números y récords que quedan vacíos sin el premio final del anillo. Algo que sabe LeBron y por eso recuerda que todavía no ha llegado a la etapa decisiva.

“Sé que jugamos con un gran equipo, uno ambicioso y muy bien entrenado. Siento que si queremos ser campeones, debemos tener la misma actitud y esa es mi mentalidad”, agregó el número 23 de Los Ángeles. El mensaje fue claro: si los Lakers quieren ser campeones de la NBA, para James era clave ganar el juego 4. Y así lo hicieron.

Una vez que terminó el encuentro, LeBron tomó el micrófono y volvió a dejar en claro cuál es su mentalidad respecto a la serie contra Miami, a pesar de estar en ventaja. “El trabajo no está terminado. Tenemos la posibilidad de recuperar nuestros cuerpos para tener un día extra de descanso, pero también para tener nuestra mente afilada”, dijo.

DESVENTAJA

Hay una que muestra lo difícil que será para Miami poder dar vuelta el resultado de estas finales. Sólo un equipo en la historia pudo revertir un 1-3. Justamente, con James como actor principal, fueron los Cleveland Cavaliers los que se repusieron de esa desventaja en la definición del 2016 contra los Golden State Warriors, para ganar el primer campeonato de su historia en la NBA.

 

    Top