El Mañana De Valles
banner
El Mañana de valles
“Cuesta de Enero” durará hasta abril

“Cuesta de Enero” durará hasta abril


La llamada cuesta de enero se va a extender al menos hasta el primer cuatrimestre del año, pues más del 50 por ciento de los mexicanos planea gastar menos de lo habitual durante ese tiempo, en alimentos y bebidas, así como en productos no esenciales: ropa y electrónicos.

Ante la lenta recuperación en el ingreso de los hogares, 59 por ciento de los consumidores va a destinar menos recursos para comprar alimentos y bebidas hasta abril, reveló la consultoría EY-Parthenon.

En este mismo sentido, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) manifiesta que la actualización inflacionaria al IEPS en gasolinas, bebidas azucaradas y cigarros, marca el arranque de la escalada de precios a productos de la canasta básica, de los cuales 23 vieron sextuplicados sus precios en un 15% promedio en 2020, respecto al 2019, lo que anticipa una cuesta de enero compleja, por demás atípica.

El anuncio hecho por el Gobierno Federal de este aumento de impuestos significará que pagaremos de IEPS: litro de gasolina Magna, $5.11; litro de gasolina Premium, $4.31; litro de bebida azucarada, $1.30 y por un cigarro, $0.51.

“Este aumento al IEPS, más el pago de IVA, convierte en una pesada losa la carga fiscal que nos toca pagar a los consumidores mexicanos. Esta actualización no es más que un aumento de impuesto disfrazado que dará luz verde a una escalada de precios en la canasta básica, verán incrementados sus precios los frescos (frutas y verduras), medicinas, cárnicos (res, pollo, puerco, pescados y mariscos), lácteos, panificación, confitería (dulces), abarrotes, cerveza, aseo personal, limpieza y transporte”, explicó Cuauhtémoc Rivera, Presidente de ANPEC.

Confiamos en que el anuncio que dio el Gobierno Federal en relación a que garantiza que no aumente la tortilla, no se convierta en un paliativo en tiempos donde el incremento a las gasolinas encarecerá la producción, distribución y abasto de estos productos; esta espiral inflacionaria seguirá horadando los monederos de las amas de casa y reduciendo su poder adquisitivo, abaratando la calidad de la manutención de las familias mexicanas.  

El aumento al salario mínimo del 15% (de $123.22 a $141.70) fijado en solitario, sin formar parte de una estrategia de reactivación económica que dé certidumbre al clima de negocios en el país, resulta ser una medida de bajo impacto, ya que algunos la aprovecharán como coartada para rescindir su compromiso de mantener fuentes de empleo, cerrando sus negocios, llevando a más gente al desempleo. Aumentar el salario a como están las cosas hará “más caro el caldo que las albóndigas”. Tenemos que hacer mucho más para elevar el poder de compra de los mexicanos.  

El impacto tan tremendo de la segunda ola Covid-19, pese a la llegada de las vacunas es el marco de esta cuesta de enero invernal, cuyos efectos negativos se prolongarán a marzo del 2021. El epicentro de este rebrote pandémico se ubica en el Valle de México y se está extendiendo al resto del país, colapsando al sistema hospitalario debido al elevado número de contagios que exige de mayores cuidados, potenciando decesos. La falta de control de la pandemia nos obligará a mayores restricciones de mercado que vendrán a ser el tiro de gracia a la alicaída actividad económica y comercial del país.

“Con tristeza, confirmamos lo que hemos venido advirtiendo en las últimas semanas, se avecina un invierno pandémico de funestas consecuencias para México, urge un golpe de timón en la estrategia del Gobierno Federal para lograr el control de la pandemia y un cambio en los responsables de su manejo; muestra de esta urgencia, el embrollo de las vacunas: el Gobierno es el garante de la vacunación gratuita y universal de la población mexicana” comentó Cuauhtémoc Rivera.

“La IP, en todo caso, es un aliado, un obligado moral en la logística de su distribución y aplicación, pero nunca en una pandemia será el mercado el responsable de inmunizar a la población. La mayoría nacional no tiene recursos para comprar la vacuna y aplicársela, es el Gobierno el encargado de proporcionarla y promover su aplicación en una Jornada Nacional de Vacunación efectiva, convencer a la gente a vacunarse voluntariamente es una tarea de lesa humanidad y seguridad nacional No Delegable”, puntualizó Rivera.

Hacemos un llamado a redoblar las prevenciones sanitarias y económicas. Como sociedad y como especie, nunca habíamos enfrentado una situación como la actual, debemos tomar en serio esta emergencia sanitaria.


    Top