El Mañana De Valles
El Mañana de valles
Temor por  cuarta ola pandémica

Temor por cuarta ola pandémica

** Aglomeraciones en compra de útiles, un caldo de cultivo


La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) considera que el regreso a clases lamentablemente provocará un rebrote pandémico descomunal, generando la cuarta ola Covid; la nula prevención a la hora de la compra de los útiles escolares es la punta del iceberg, se ve venir el trajín que provocará llevar y traer a los niños a la escuela, incrementando la carga vehicular, la movilidad social en las metrópolis, caldo de cultivo para propagación del virus.

 "Además de ello, qué decir de la falta de medidores de temperatura, gel antibacterial, agua y jabón para el lavado constante de manos y carencia de cubrebocas (su no uso y mal uso), factores que seguro detonarán contagios en la comunidad escolar. Las clases presenciales se acentuarán en las escuelas particulares, entre los que más tienen y más pueden, profundizando la desigualdad y como siempre, "los pobres serán los últimos".

El abandono en el que se encuentran la mayoría de las escuelas públicas, obligará a continuar con clases a distancia y, en algunos casos, de manera híbrida, con dificultad, ya que no cuentan con Internet", comentó Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC. 

Los maestros no quieren regresar porque temen enfermarse, ya que la vacuna (china) que les aplicaron no la consideran efectiva ante la variante Delta. Los padres de familia no tienen dinero y están recibiendo presión con el cobro de cuotas escolares extraordinarias para rehabilitar las escuelas, aún y no regresen a clases presenciales. Se está aprovechando el momento para cobrar cuotas que van desde los $250 a $800 en las públicas y de $1000 a $2000 en los colegios. La compra de útiles escolares ha sido mínima, se ha optado por reciclar útiles y comprar lo estrictamente necesario, por lo que las ventas de artículos escolares sólo se recuperaron un 30%.

 "Tan sólo 1 de cada 4 estudiantes del país volvió a clases presenciales; sin embargo, esta convocatoria gubernamental incrementa la incertidumbre que vive la sociedad. Además de la presión económica y riesgo pandémico, ahora suman a sus preocupaciones la disyuntiva de mandar o no a sus hijos a la escuela. Obvio resulta que todo padre de familia bien habido siente la responsabilidad de educar a sus hijos, pero no a costa de poner en riesgo su salud y su vida. La primera obligación de todo padre es salvaguardar la calidad de vida de sus hijos", declaró Rivera.

Esta pesadilla empezó en febrero del 2020 con el primer contagio confirmado en la Alcaldía Tlalpan en la CDMX. La primera ola de Covid se prolongó de marzo a septiembre del 2020, causando 77,646 muertes y contagiando a 743,216. La segunda ola continuó causando graves estragos en la sociedad, extendiéndose de octubre 2020 a abril del 2021, exponenciando la estadística de muertes a 216,907 y contagios a 2,344,755.

"Cabe recordar que en mayo de este año la pandemia nos dio un respiro y en lugar de aprovechar este momento para fortalecer la cultura de la prevención, las autoridades acabaron por mandar un mensaje equivocado a la población: reactivación económica a toda costa, lo más grave, sin prevención. Empezamos a movernos como si no nos hubiera pasado nada con la idea subliminal de que la pandemia, finalmente, había sido controlada", señaló.

 Se originó la aparición de la Tercer Ola con su temible variante Delta. Este embate arrancó en junio y a la fecha no hemos llegado a su meseta; registrando el nivel de contagio y muerte más alto en un solo día en lo que va de la pandemia con 28,953 contagios y 940 decesos. Desgraciadamente, las condiciones están dadas para la llegada de una cuarta ola Covid al país, acercándonos cada vez más a los guiones hollywoodenses apocalípticos, al estar viviendo en los hechos una "purga poblacional" sin el mayor escrúpulo.

LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN

La primera ola atacó a adultos mayores, la segunda ola centró su letalidad en los adultos, la tercera ola enfoca sus baterías a los jóvenes; las preguntas que nos debemos hacer a tiempo es: ¿Lo nuestro es resiliencia o frialdad? ¿Qué tanto resistiremos vivir y sobrevivir a que la cuarta ola flagele a nuestros niños?

    Top