El Mañana De Valles
banner
El Mañana de valles
Pelean por los muertos

Pelean por los muertos


Gloria Gutiérrez, vecina del municipio de Pánuco, Veracruz, lleva más de una semana en el exterior del Hospital General de Ciudad Valles, llegó a esta ciudad con 3 familiares más, después que un sobrino sufriera un accidente de moto en las inmediaciones del municipio de Ébano, San Luis Potosí.

Ella relata el calvario que a diario se vive en este sitio, pues mencionó que en este tiempo de pandemia se encuentra al exterior del nosocomio, donde ha observado día a día, cómo es el negocio de las funerarias con los muertos por Covid-19, lamentando que existe una mafia completa dentro y fuera de los centros hospitalarios donde están los pacientes de este virus luchando por sus vidas.

“Aquí hay unas personas que se mezclan con los familiares, te ofrecen ayuda, platican contigo, vaya, se ganan la confianza, te preguntan por tu familiar y si éste ya está a punto de morir, no se separan de ti”, reveló esta inusual forma de pelearse por los muertos.

Explica que esas personas (por lo regular son mujeres) avisan en el momento a dueños de funerarias, si existe alguna persona por morir, les llaman por teléfono cuando alguien fallece, porque lo escuchan de los propios familiares que rompen en llanto y como se ganaron la confianza mientras estuvieron esperando la recuperación, los engatusan y hasta les ofrecen apoyarlos.

“Les dicen a los deudos, yo conozco a un amigo que te puede ayudar a cobrarte menos, te lo presento si quieres, para eso, la persona que trabaja en la funeraria fue informada y rápidamente ya está en el sitio, lista para convencerte de que los servicios funerarios se realicen en su funeraria”.

Mientras esto sucede, adentro del centro hospitalario ya está otra funeraria haciendo firmar a los familiares el traslado, resguardo o velación del cadáver, el cual aún está en shock por la noticia, pero los bombardean con el tema de que por motivos de protocolos de salud no puede permanecer en ese sitio y termina firmando convenios muy altos y ahí comienza la batalla.

Asegura que estando afuera y ya más tranquila la persona, le reitera al personal de la primera funeraria que sí va a querer el servicio, entonces el cuerpo pasa de un sitio a otro, ya que no es obligatorio firmar con una en especial, así el que consiguió el muerto gana una comisión y el que trabaja en la funeraria reúne el número de servicios que el jefe solicita a sus empleados, concluyó.

    Top